Cualquier persona que quiera trabajar, tiene que pasar por el terrible proceso de las entrevistas. Si ya has aplicado para un trabajo, seguro has sufrido los nervios y la preocupación que conlleva pararte frente a un reclutador.

Por mucho que sepamos que somos una muy buena opción para el puesto, siempre da pavor pensar que cualquier detalle, por pequeño que parezca, hará que no nos contraten. Para bien o para mal, lo primero que un entrevistador verá de ti es tu curriculum vitae, por lo que si no lo haces correctamente empezarás con el bien izquierdo.

Si no sabes hacer un currículo como se debe, no te preocupes, todos hemos pasado por eso. Lamentablemente, la mayoría de las escuelas no te enseñan cómo redactar y estructurar un CV correctamente y termina siendo tu responsabilidad aprender a hacerlo.

Para ayudarte con eso, hemos preparado una serie de tips para que tu currículo se convierta en una gran carta de presentación.

Las ventajas de tener un buen curriculum vitae

La realidad es que deberás dedicarle algo de tiempo a este documento si quieres que te ayude a conseguir un buen trabajo, por eso es importante que entiendas cuáles son las ventajas de tener un currículo bien hecho.

1.    Te ayuda a conseguir entrevistas

Lo normal es que las empresas pidan el currículo de antemano para hacer un filtro de las personas que realmente tienen oportunidad de ser contratadas de las que no. Por supuesto, esto significa que si tu CV está mal estructurado, tiene errores de ortografía y carece de profesionalidad, terminará siendo desechado por el reclutador rápidamente.

2.    Otorga la oportunidad de dar una primera buena impresión

Aunque no lo creas, en el mundo laboral hay muchos profesionales mediocres, y las empresas no quieren tener nada que ver con ellos. Un currículo, para un reclutador, es la primera pista que le indica con qué tipo de persona está lidiando.

Si tu CV se ve ordenado, con una estructura limpia y atractiva, y además cuenta con una fotografía bien tomada de tu persona, la empresa se dará cuenta rápidamente que eres alguien que presta atención a los detalles y procura hacer las cosas bien.

3.    Presenta tu experiencia

A menos que seas una persona famosa, lo más probable es que tu reclutador no tenga idea de quién eres. Por eso, la principal labor de esa persona es descubrir y analizar qué tipo de individuo eres para así decidir si serás una buena adición a la empresa.

Con un buen CV, es posible que no tengas que decir nada para que el entrevistador sepa que eres la persona indicada. Seguro te preguntará algunas cosas, pero será con una actitud más cercana y relajada.

4.    Ayuda a “venderte” como profesional

Saber vender tus talentos es una cualidad en sí misma. Se podría decir que una entrevista es un tira y afloja entre un comprador (el reclutador) y el vendedor (el candidato) para obtener un producto (en este caso, un empleado).

Recuerda que la empresa te va a pagar, por lo que ellos ven tu contratación como una inversión que les generará frutos en el futuro. Tu trabajo es convencerlos de que eso va a suceder.

Un curriculum vitae claro y conciso puede servir como una “chuleta” para que defiendas tu trayectoria como profesional y resaltes tus logros más importantes.

Si ya estás convencido de que necesitas un currículo, ahora permítenos enseñarte cómo hacerlo.

¡Comencemos!

La estructura del currículo

Para empezar, la estructura de tu curriculum vitae puede ser tan variada como quieras, pero hay ciertos datos que no pueden faltar. Estos son:

  • Información personal: nombre completo, edad, dirección, número telefónico, etcétera.
  • Formación académica: estudios realizados junto con el nombre de la institución y la fecha en la que los concluiste o el semestre que cursas. También debes incluir cualquier tipo de posgrado o curso complementario que hayas tomado.
  • Experiencia profesional: un resumen de los trabajos que has tenido junto con las responsabilidades que desempeñaste en cada cargo. La información puede ponerse en orden cronológico inverso o normal. La primera opción se está volviendo cada vez más popular porque permite al entrevistador ir directamente a los puntos que más le interesan. Sin embargo, ninguna está equivocada por lo que debes tomar la que más te convenga.
  • Logros: las metas que alcanzaste, las innovaciones que aplicaste, lo que consiguió la empresa gracias a ti.
  • Habilidades extra: manejo de idiomas, conocimiento de programas de computación, etcétera.
  • Referencias (opcional pero muy recomendable): datos de jefes anteriores, profesionales o profesores que seguramente hablarán muy bien de ti.

La forma más recomendable de ordenar estos datos es justamente en el orden que las mencionamos anteriormente. Eso hará que el entrevistador pueda ver rápidamente lo más resaltante de tu perfil y obtener un contexto de lo que has hecho como profesional.

El tono del texto

¿Debo hacerlo formal o informal? ¿Hablo en primera o en tercera persona?

Es común tener estas dudas pero lo primero que debes saber es que tu currículo debe ser una vista superficial de tu perfil profesional. No se trata de contar las idas y venidas de tus aventuras laborales sino de darle al entrevistador una muestra de lo que eres.

Lo mejor es ser neutral. Escribir líneas cortas y concisas como:

  • “2 años de experiencia como Coordinador de Recursos Humanos en Tal Empresa”
  • “Licenciado en Ingeniería Industrial de la Universidad Fulanita desde 2015”
  • “Fundador del departamento de Marketing Digital de la empresa X”

Tu lenguaje debe ser sencillo y al punto.

Tipo de logros y experiencia laboral que debes colocar

Esto es muy sencillo: todo lo que te haya ofrecido algún tipo de remuneración económica y/o mejore tu reputación como profesional.

Posiciones que has asumido, premios que has conseguido, ascensos, récords, cosas que la empresa realizó por primera vez gracias a ti, resultados académicos, medallas, etcétera.

Cualquier logro y experiencia que esté relacionada con tu vida laboral de una manera positiva. Lo importante es que elijas información que pienses que será relevante para tu entrevistador y le haga ver que eres una persona trabajadora.

Herramientas en línea que te pueden ayudar

Si todavía estás teniendo muchos problemas, hay algunas herramientas en Internet que pueden resultar muy útiles para ti. Páginas como MiCVideal.com o Hacer-curriculum.com y resuelven muchos de los problemas más comunes que plagan la mayoría de los currículos.

Al final del día, sabes que tienes que hacer un curriculum vitae, entonces no pierdas el tiempo y aprovecha estos consejos para que quede lo mejor posible.

Si te sirvieron estos consejos o se te ocurren otras formas de hacer un buen currículo, ¡dínoslo en los comentarios!

Quiero Inscribirme ahora